lunes, 8 de abril de 2013

INTRODUCCIÓN

En los niños, la posibilidad de experimentar y expresar con diferentes elementos como las pinturas, los tacos de madera, las telas, los rotuladores… dará paso a la construcción de proyectos como    del cartón, los garajes para coches excavados en la tierra, los castillos construidos con arena…
Todo esto no tendrá el valor que frecuentemente se le da de: “colorea esta ficha sin salirte de los bordes del dibujo” o “copia esta construcción con estas piezas”, sino la de la traducción de un proyecto intelectual en un acto material.
Es razonable pensar que la oportunidad de tener estas experiencias en la infancia facilitará la elaboración de proyectos vitales (respecto al trabajo, la formación o la familia) en la madurez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada